Entrevistamos a Cesar Lizcano, líder de la Tuna de la Universidad de Pamplona (Norte de Santander).

Por: Dianna Camila Dávila / Somos Ciudadanos

La tuna o estudiantina es una tradición centenaria procedente de España. Surgió como iniciativa de numerosos grupos de estudiantes universitarios ibéricos que, andariegos y bohemios, cantaban y viajaban gracias a sus habilidades. Esta tradición llegó a Latinoamérica en el Siglo XIX y se extendió por múltiples universidades en el continente.

Cesar Lizcano es el líder de la Tuna de la Unipamplona, fundada hace un par de años como proceso autogestionado. En esta corta entrevista ahondaremos sobre su iniciativa y el devenir de la misma.

¿cuéntanos un poco sobre la Tuna de la Universidad de Pamplona?

Cesar Lizcano: La tuna ha tenido un proceso de conformación de aproximadamente hace dos años. Desde que empezó lleva adscrita a la universidad hace año y medio. El grupo nace como una idea de uno de los integrantes, quien pertenecía a una estudiantina similar en Barrancabermeja. De ahí emerge la idea de formar la que actualmente nosotros sacamos adelante.

¿cuáles son las referencias o influencias de la Tuna de la Unipamplona, tanto nacionales como de otras latitudes?

Cesar Lizcano:  Bueno, nosotros somos una Tuna novata, somos guiados por un proceso que lo conducen los tunos de la Universidad de Santander, que a decir de cuentas son nuestros padrinos. A raíz de esa relación, y otras, hemos participado en festivales y eventos en Bogotá, Tunja y Bucaramanga.

Estamos próximos al Primer Festival Nacional de Tunas, encuentro organizados por ustedes, adelántanos algo de lo que será este evento..

Cesar Lizcano:  Este evento se va a realizar este sábado. La idea es una sugerencia de nuestros padrinos. Queremos promover la cultura, y en específico la cultura de la Tuna. Muchas personas, de la comunidad universitaria y en general, no conocen que es lo que hacemos, ni mucho menos que es una Tuna. Haremos, ese día, un pasacalles, un desfile por la calle real, a las 4 PM y a las 6 realizaremos el concierto que tendrá como invitados a las agrupaciones de Bogotá (Universidad Católica) y Bucaramanga (UIS).

¿cuáles son los proyectos del grupo para el futuro?


Cesar Lizcano:  Seguir con la tradición de la Tuna en la universidad. Queremos ampliar este primer encuentro nacional, en número de participantes y en difusión. Esta primera aproximación la hicimos “con las uñas”. Buscaremos hacer crecer la cultura de la Tuna en la región y en el país.

Wiliam Ospina y su último libro “Parar en Seco”, es una visión realista del apocalipsis de lo que el autor denomina, en uno de los apartes de esta obra, la “era de la dominación estúpida”.

La tesis central de este vademécum literario-ambiental, magistralmente escrito por Ospina, es una sola: en el momento en que el hombre quiso dominar la naturaleza, y lanzarse a una carrera frenética por depredar el medio ambiente, e hiper industrializar todas las esferas de la sociedad, la naturaleza misma se encargó de tomar revancha contra el alienado “homo sapiens”.

Este miércoles 10 de mayo Ospina presentará, en la céntrica Universidad del Rosario de Bogotá, las líneas generales de su obra junto a actores inusuales para el mundo literario, pero protagonistas de la lucha ambiental en los territorios: el grupo de investigacion frente a la explotacion de petroleos y mineria en boyaca "guerreros del campo" y los colectivos Por la Protección de la Provincia de Sugamuxi (Boyacá) y Alianza por el Agua (Cundinamarca). La presentación general, de este ecléctico evento, la realizará el investigador Felipe Pineda Ruiz (Somos Ciudadanos).

Lugar: Universidad del Rosario
Fecha: Miércoles 10 de Mayo
Hora: 4 PM


Encuentro realizado por el laboratorio de iniciativas políticas y sociales Somos Ciudadanos con el fin de generar un espacio de reflexión y debate sobre el presente y futuro del ordenamiento territorial, la gestión, la planeación y el modelo de ciudad en pleno siglo XXI.

Fecha: 7 de marzo de 2017

Dirección y hora: Calle 59 No. 6-31, segundo piso. El ingreso es a las 5 de la tarde.

CUPO LIMITADO

* Inscribase ingresando al siguiente link y llenando el formulario https://goo.gl/forms/u6f4NAbOezLtphkZ2 

Panelistas participantes

Gloria Díaz: Concejal de Bogotá por el Partido Conservador. 

Ángela Garzón: Concejal de Bogotá por el Centro Democrático. 

Manuel Sarmiento: Concejal de Bogotá por el Polo Democrático Alternativo. 

Hollman Morris: concejal de Bogotá por el movimiento Progresistas. 

Ejes de reflexión y debate

El plan de desarrollo de la “Bogotá mejor para todos 2016-2020” se centra en tres pilares los cuales son: la  Igualdad en calidad de vida; la Democracia Urbana; y la Construcción de Comunidad, siendo atravezados estos tres elementos por 4 Ejes Transversales: 1) Nuevo ordenamiento territorial;  2) Desarrollo económico basado en el conocimiento;  3) Sostenibilidad ambiental basada en la eficiencia energética;  4) Gobierno legítimo, fortalecimiento local y eficiencia (1) .

En base a estos ejes transversales los panelistas/participantes harán su intervención.

___________________


(1) Proyecto del Plan de Desarrollo 2016-2020 “Bogotá Mejor para todos”. Abril 29 de 2016. P. 24
Para conmemorar los 80 años del natalicio y los 25 años de la muerte del gran pensador Estanislao Zuleta, Somos Ciudadanos colaboró en la realización de diversas actividades en memoria de su vida y obra, durante los meses de marzo a Mayo, en diversas universidades públicas y privadas de ciudades como Bogotá, Cali, Medellín y Bucaramanga.
El ciclo homenaje a Zuleta tuvo como invitado especial al connotado escritor colombiano William Ospina y contó con la presencia de pensadores y académicos de la talla de Hector León Moncayo, Miguel Angel Herrera, Jaime Zuluaga, Hernán Darío Correa así como la intervención del poeta y escritor Eduardo Gómez.
El alma de Estanislao estuvo presente en el corazón de los espectadores, en su mayoría jóvenes, quienes colmaron diversos auditorios y recintos para recordar al maestro, sin mitificarlo ni idolatrarlo.

Foto de algunos de los invitados presentes en el Encuentro por la Convergencia y el Cambio Social, realizado los días 14 y 15 de enero del presente año en la ciudad de Cali.
Por: Felipe Pineda Ruiz / Somos Ciudadanos

El análisis de la turbulenta coyuntura política colombiana, y el accionar de sus sinuosos protagonistas, no dan margen, ni siquiera, para el más mínimo pestañeo. Menos para outsiders, como nosotros, que contemplamos dicho devenir desde la barrera. Gilbert Keith Chesterton, aquel mordaz escritor británico de principios del siglo pasado, solía repetir “la política es tan excelsa como el más sublime de los artes, pero tan impredecible como el derby”. Los resultados del plebiscito por la paz, del pasado 2 de octubre, confirmaron esa caprichoso enunciado.

Dicha contienda electoral estableció una radical frontera entre dos Colombias que cohabitan a regañadientes: la que vive inmovilizada por el miedo, apegada al pasado y a un cierto orden, por un lado, que contrasta con una Colombia modernizante, resiliente y colmada de esperanza.

El fin de las Farc como organización armada, y el fin de la guerra como cortina de humo, permiten que un proyecto político, de nuevo tipo, aflore y tenga posibilidades de triunfar en las elecciones de 2018. La superación del conflicto armado abre una insuperable ventana de oportunidad para que los tópicos centrales, de una agenda programática transformadora, territorial y urbana, se instalen en el centro del debate nacional.

En esa misma dirección, la de redefinir el mapa y ahondar en el territorio político, hace unos pocos días un grupo de jóvenes, de diferentes vertientes ideológicas, y lugares del país, nos reunimos durante dos días en el Encuentro por la Convergencia y el Cambio Social en la ciudad de Cali para deliberar, aprender, analizar e intentar converger, en medio de la divergencia. 

Entre los múltiples tópicos a tratar, un interrogante cobró mayor relevancia que los demás ¿cómo construir un nuevo proyecto político en Colombia que canalice, al tiempo, la indignación y la confianza de la gente del común?

El presente texto intenta esbozar brevemente, a manera de propuesta del autor, algunos ejes comunicativos, discursivos y estratégicos generales que podrían servir de hoja de ruta para el nuevo proyecto político -NPP, de ahora en adelante-.

El acumulado histórico, los avances recientes del horizonte político alternativo

Las tentativas por sacar adelante proyectos políticos alternativos tienen antecedentes de vieja data en nuestro país: experiencias previas tales como la Unión Nacional de Oposición (UNO), la ANAPO, Firmes, la Unión Patriótica, el Frente Social y Político y el Polo Democrático Alternativo, hacen parte del acerbo robusto de colectividades que propugnaron por el cambio la transformación en Colombia.

Los anterior marca un derrotero para clarificar que la configuración de un NPP, en Colombia, no debe construirse en abstracto sino más bien sobre los avances electorales, y de movilización social, que diversos actores denominados “alternativos” han alcanzado a lo largo y ancho del país. Las victorias recientes en diferentes elecciones regionales, realizadas entre 1999 y 2015, en departamentos como Nariño, Cauca, Putumayo, Antioquia, y en ciudades principales como Medellín, Cali, Cartagena, Ibagué, Santa Marta y Bogotá,  hacen parte de un acumulado histórico que no puede tirarse a la basura.

Lo mismo sucede en el plano de la movilización social: la fuerza de la MANE, y su lucha por la defensa de la educación pública (2011-2013); el paro nacional agrario de 2013; el “cacerolazo” contra la destitución de Gustavo Petro en 2014 y la resistencia indígena en el norte del Cauca, entre otros casos, muestran que la fuerza de la ciudadanía emerge también desde escenarios no proselitistas.


El NPP: recuperar la esperanza, vencer el miedo, desbordar la democracia representativa

Sin embargo, el NPP debe jugar con las cortapisas que el marco jurídico y legal en Colombia ha dejado. Esos limitantes, consignados en la constitución política de 1991, dejan fisuras muy estrechas para que las transformaciones sociales y económicas de hondo calado se hagan realidad.

Si partimos de una praxis realista, el NPP debe evitar crear falsas expectativas transformadoras y ser claro, ante la opinión pública y en su dinámica deliberativa interna, sobre lo siguiente: “no es por falta de voluntad el no poder avanzar lo deseado, sino más bien por la ausencia de márgenes para seguir adelante”.

El NPP debe volver más creativa, propositiva y ciudadana la movilización social y más emancipadora y confiable su forma de disputar los espacios de la democracia representativa; es decir debe desbordar los linderos de las calles y la institucionalidad en sí.

A lo largo de la historia, las fuerzas alternativas a lo establecido en Colombia, en sus versiones radicales o moderadas, han sucumbido ante el establecimiento debido a las concepciones culturales conservadoras que dominan el sentido común del colombiano promedio. Frases como "nosotros o el caos" o “no demos saltos al vacío” han hecho parte del recetario comunicativo del establecimiento para acabar con cualquier proyecto transformador en el país del “sagrado corazón”.

Las presiones democratizadoras encabezadas por una nueva apuesta política, enfrentadas a las fuertes reacciones antidemocráticas, deben ofrecer a la ciudadanía una visión alternativa de país colmada de certidumbre, confianza y seguridad. 

Por tanto, construir pueblo y ciudadanía requiere de la conquista del corazón y la mente (seducción cultural/mediática) de quienes siguen secuestrados por el miedo y de aquellos que nunca acuden a las urnas.

Los casos paradigmáticos de la “ola amarilla”, encabezada por Carlos Gaviria en 2006, y de la “ola verde”, liderada por Antanas Mockus en 2010, demuestran que SI ES POSIBLE construir una narrativa de la victoria que esperance a las mayorías, que devuelva la ilusión a quienes nunca la tuvieron.

El NPP se escribe con V de Victoria…y con R de Ruptura

La gente de a pié sueña, subsiste con lo mínimo y, sobre todo, quiere recuperar el anhelo de ganar. Por eso ellos, los electores, militantes y simpatizantes del NPP, no se conformarán con un proyecto político futuro ideado para dejar una "constancia electoral histórica", colmada de “oposicionismo” y derrota.

Lo anterior deja claro que si un NPP se propone dicotomizar el campo político entre la “elite” o la “oligarquía”, enfrentada a la gente del común debe romper con la cada vez más caduca disyuntiva izquierda-derecha, y así soñar en agrupar a las mayorías sociales del país.

Estar al rincón izquierdo del campo político, donde el establecimiento quiere mantener a las fuerzas del cambio, para disputar con decenas de fuerzas políticas el monopolio del 10% del electorado, solo es el camino directo hacia la marginalidad.

El NPP debe ser una fuerza horizontal, capaz de articular demandas particulares y construir nuevos significantes vacíos, identidades, nuevos sentidos y hacer converger a un puñado de liderazgos populares-territoriales. Por tanto, para que dicha pluralidad y fuerza creativa emerja, es menester renunciar y acabar con preceptos y lógicas creadas previamente.

Al crear un nuevo paradigma de articulación se destruye el modo previo, excluyente, vertical y minoritario, tanto en lo discursivo como en lo organizativo, heredado del dogmatismo de la izquierda tradicional. No es romper con todo tipo de armazón organizativa interna, sino atravesar e incluir al conjunto de actores de la sociedad, democratizando la estructura, politizando, acabando con la liquidificación de votante/consumidor creada por el marketing, el famoso “votante de opinión”.

La narrativa del cambio y la transformación, del proyecto político en ciernes, tiene que lograr que sus votantes/simpatizantes, y la gente del común en general, pueda imaginar al anhelado NPP gobernando de manera idónea, solvente, con una irrenunciable vocación de poder. Ya no es suficiente con la foto en blanco y negro de las banderas rojas de la revolución, se hace más preciso pensar en el retrato de la re-evolución multicolor. Manos a la obra, el futuro es ahora…

Twitter: @pineda0ruiz

* Felipe Pineda Ruiz, publicista, investigador social, colaborador de la Fundación Democracia Hoy. Miembro de la plataforma política Somos Ciudadanos. Editor de www.democraciaenlared.com 


LUGAR: Diagonal 39 A Bis # 14-52 (Auditorio CGT)

FECHA: diciembre 6 de 2016

HORA: 5 a 8 PM

DESCRIPCIÓN:

La clase política colombiana está sumida en una de las crisis de representatividad y legitimidad más profundas que se recuerde.

La ausencia de nuevos actores, de nuevas propuestas de índole rupturista, y la ausencia de transformación, tanto en la praxis como en lo programático, plantea interrogantes que merecen reflexiones profundas y acciones, por parte de la ciudadanía, más arriesgadas.

El Encuentro "Laboratorio de innovación política Somos Ciudadanos" organizado por la plataforma de iniciativas sociales y ciudadanas SOMOS CIUDADANOS abre el espacio de debate y proposición para encontrar una luz al final del túnel.

Los ejes principales del evento son, entre otros:

- Biopolítica

- Construcción de nuevo sentido común en la sociedad.

- Etica en la política (superación de la corrupción).

- Creatividad e innovación política.

- Estética.

- El papel de la sociedad civil como protagonista del cambio.

PARTICIPANTES (Por confirmar)

Miguel Angel Herrera: Director del grupo Presidencialismo y Participación de la Universidad Nacional, ex rector Universidad Libre.

Camilo Romero: Gobernador del Departamento de Nariño y ex Senador de la República.

Carlos Caicedo: Ex Alcalde de Santa Marta.

Cesar Pachón: Ex Candidato a la Gobernación de Boyacá. Dirigente campesino. Dignidad Agropecuaria.

Maria Angélica Prada: Docente Universidad del Rosario, investigadora del Centro de Investigaciones Jurídicas de la Universidad de los Andes. 

Mafe Carrascal: Ideas por Bogotá.





El pasado 6 de diciembre en las instalaciones de la CGT, Somos Ciudadanos realizó su I Laboratorio de Innovación Política.

Con una nutrida concurrencia, los asistentes tuvieron la oportunidad de escuchar las experiencias de gobierno del ex Alcalde de Santa Marta, Carlos Caicedo, y del Gobernador de Nariño, Camilo Romero; el matiz innovador, desde la movilización en red, de Maria Fernanda Carrascal y su iniciativa Ideas por Bogotá; el bagaje de Cesar Pachón, referente de la movilización social y campesina en el departamento de Boyacá y el acervo académico de Miguel Angel Herrera, ex rector de la Universidad Libre.

















Intervención del connotado escritor colombiano William Ospina, invitado por el Colectivo Somos Ciudadanos, en la Audiencia Ambiental para salvar la Laguna de Tota.


Bogotá vive en el presente, quizás, la hecatombe de salud mas profunda de las últimas décadas. El congelamiento del 40% del presupuesto de la red pública hospitalaria; la sesión presupuestal, a manos privadas, de los recursos para hospitales; el intento de limitar los servicios de urgencias; la fusión de 22 hospitales en cuatro (acuerdo 641 de 2016) y la creciente deuda de las EPS con el entramado hospitalario capitalino, que asciende a más de 800.000 millones de pesos, configuran este panorama de catástrofe que afecta directamente día a día a millones de habitantes de la ciudad.

El conversatorio “Alternativas para salir de la crisis de la salud en Bogotá” tiene como objetivo buscar construir caminos para la acción, organización y movilización de los ciudadanos para defender el derecho a una salud pública y de calidad.

Este evento, convocado por la plataforma Somos Ciudadanos, tendrá lugar el próximo miércoles 8 de junio a las 5:30 PM, contará con la presencia de Román Vega (ex secretario de salud de Bogotá); Jorge Iván Ospina (senador de la República por la Alianza Verde); Doris González (presidenta de SINDESS) y Carolina Corcho (Miembro de la Mesa Nacional por el Derecho a la Salud). Conduce: Gustavo Osorio Vizcaíno / Somos Ciudadanos.

FECHA Y HORA: Miércoles, 8 de junio a las 5:30 PM

LUGAR: Auditorio Eduardo Umaña Mendoza -Sintra Teléfonos- Carrera 8ª. No. 20-57

[IVideo de nuestra serie Candidaturas Ciudadanas, expresiones políticas alternativas que emergen de la entraña de iniciativas realizadas por la gente del común.].