Somos Ciudadanos.

19:46

Somos ciudadanos con los mismos derechos constitucionales y merecemos tener beneficios similares y adecuados para una vida en dignidad, para un desarrollo armónico y respetable de nuestras habilidades y preferencias, en una sociedad cuya característica sea el equilibrado goce de los beneficios obtenidos en común.

El movimiento popular cuyas necesidades de reivindicación, equidad y justicia superan el color político, crece permanentemente con el incipiente mejoramiento del modelo educativo y el reconocimiento cultural, tiene perfecta conciencia de que las actuales circunstancias reflejadas en las cifras electorales por las que pasan TODAS las vertientes de izquierda tienen similar origen: El personalismo.
Por supuesto, son líderes quienes aportan ideas y hechos que mejoran la comunidad y merecen reconocimiento y respeto tanto al interior de sus círculos allegados como en las áreas políticas donde confluyen en la intención de cooperar en la construcción del nuevo país; sin embargo, esos merecimientos no les otorgan un voto superior al del común de los ciudadanos al momento de decidir políticas u objetivos.
Con esto en mente, es pertinente hacer un efusivo y caluroso llamado a la unión y la reunión, al generoso encuentro que genere un gran movimiento que acoja sin diluír características pero sin otorgar privilegios, puesto que ser de izquierda es tener como principio supremo el bien del pueblo, teniendo en cuenta que el mismo pueblo percibe y reacciona consecuentemente ante las energías que emanan de sus líderes.
Por lo tanto, las actuaciones en contrario de los ideales, los actos dolosos o corruptos, los contubernios y mangualas, y todo aquello que fisure o divida al movimiento debe ser juzgado y condenado pronta y públicamente, en comunicaciones oportunas y precisas que disipen las dudas y las prevenciones de militantes y seguidores.
Entonces, las sinergias a partir de la disposición al diálogo desprevenido producirán un hermanamiento en la causa popular que seguramente se traduzca en números en las urnas y la colaboración atenta y dispuesta de la ciudadanía que necesita y debe defender las medidas que se tomen en su beneficio para promoción y el perfeccionamiento del modelo mediante la retroalimentación obtenida en cada ejercicio.
Creo firmemente que la inmensa mayoría de las personas que militamos y participamos en mingas, movimientos, organizaciones populares y partidos políticos de izquierda, tenemos en común múltiples objetivos que persiguen en su conjunto mejorar las condiciones de la ciudadanía que trabaja incansable para sacar adelante sus vidas y familias y con ello mantiene la pujanza de nuestro querido país, por ahora explotado por minorías egoístas que por siglos han dirigido con puño de hierro y contenido con violencia aplastante cualquier asomo de disidencia, valiéndose de leyes y credos religiosos para justificar sus actos ilegítimos con singular descaro.
Este es el momento para iniciar un cambio significativo; tenemos la dolorosa experiencia de que no es militarmente como se corrige el rumbo de una nación y que las actividades ilícitas que producen inmensos ingresos dejan como principal consecuencia la perversión social, así que es con las ideas y la asociación, con el trabajo solidario y colaborativo como se obtienen verdaderos y consistentes logros, con prolongadas y sostenibles tendencias positivas. Para ello nos convocamos a la unión.
Somos ciudadanos con los mismos derechos constitucionales y merecemos tener beneficios similares y adecuados para una vida en dignidad, para un desarrollo armónico y respetable de nuestras habilidades y preferencias, en una sociedad cuya característica sea el equilibrado goce de los beneficios obtenidos en común.

* Mauricio D´Achiardi, Activista Social, Miembro de la plataforma política Somos Ciudadanos.

Share this

Related Posts

Previous
Next Post »