El panorama del campo tras la Misión Rural y el Censo Nacional Agropecuario.

8:22

Las falencias del sector agropecuario se deben a que desde la internacionalización de la economía los puestos y cargos del agro se manejan por medio de cuotas políticas y favores, atentando contra el desarrollo agrícola de nuestro país.
Por: Juan Camilo Caicedo Moya / Las 2 Orillas.
El Gobierno Nacional a través de la denominada “Misión Rural”, ha desarrollado investigaciones acerca del estado actual en que se encuentra el campo colombiano, investigaciones las cuales iniciaron en el 2014, en temas como; los terrenos productivos, la situación financiera de los campesinos y el panorama general del sector agropecuario colombiano. Para ello el Departamento Nacional de Planeación creó “Misión Rural”, que es “la instancia encargada de estructurar el portafolio de políticas públicas para el campo colombiano, cuyos resultados deben ser la carta de navegación para el sectordurante los próximos 20 años”.
El director de la Misión Rural es el ex ministro José Antonio Ocampo, quien expone que “los ejes temáticos de la Misión Rural son: el rol de lo rural en el desarrollo del país, desarrollo rural para el cierre de brechas sociales, provisión de bienes públicos para el campo, desarrollo agropecuario sostenible y competitivo e institucionalidad moderna y eficiente”. 

Para el último informe de Misión Rural se propone “la creación de cuatro nuevas entidades; una agencia nacional de tierras, un fondo de desarrollo rural, una agencia de promoción de inversiones y una unidad administrativa especial de asistencia técnica y acompañamiento integral. También propone especializar al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural en la formulación de la política agropecuaria y de desarrollo rural, el control de tutela sobre entidades, el seguimiento y evaluación de los resultados, y la orientación y apoyo a los demás ministerios para definir las políticas rurales que les corresponden. Lo anterior implicaría que el Ministerio dejaría de ejecutar directamente el presupuesto de inversión del sector para pasarlo a sus entidades ejecutoras”.
Adicionalmente se propone la creación de un Conpes Rural y Confis Rural.
Al tiempo que se daba a conocer el tercer informe de la Misión Rural, se dieron a conocer los primeros resultados del tercer Censo Nacional Agropecuario en el país, el cual fue desarrollado por el DANE, este Censo no se realizaba en el país hace 45 años, y con el pasar del tiempo se perciben algunos logros y varios fracasos en el agro. Algunos de los datos que más llaman la atención en este tercer censo son; el analfabetismo en la niñez que está en un 11, 5 %, en donde el 73% de los niños no tienen acceso al jardín.
“Colombia tiene una gran concentración de la propiedad rural. La investigación halló que el 69,9 % tiene menos de 5 hectáreas y ocupan solo el 5 % del área censada, mientras que terrenos de más de 500 hectáreas están en manos del 0,4 de los propietarios y representa el 41,1 % de las 113 millones hectáreas censadas. Para el área rural hay 7 millones de hectáreas que están destinadas para el cultivo. El campo tiene una baja capitalización, pues el 83,3 % no tiene maquinaria para realizar su actividad. En materia de créditos el 89 % de los habitantes del sector rural nunca ha solicitado un crédito. En la medición de la pobreza multidimensional esta se encuentra en un 44,7 %, reflejando que los campesinos son los que menos oportunidades tienen en la sociedad”.
Adicional a lo anterior, la agricultura colombiana en un 83% es básica, sin maquinaria, ni insumos, el 80% de la tierra se usa para la ganadería y entre el 16 % y el 20 % solo para la siembra.
Hay tres hechos que coinciden y se conectan con el paro agrario que se llevó a cabo hace dos años, los cuales son; el debate de control político al gobierno por los acuerdos del paro agrario, el informe de la Misión Rural y el tercer Censo Nacional Agropecuario, el cual llevaba 45 años sin su realización.
Tanto el paro agrario del 2013 como los tres sucesos anteriormente mencionados se desarrollaron en el mes de agosto. En el debate de control político al Ministro de Agricultura Aurelio Iragorri, el Senado de la República se despachó contra las diferentes medidas adoptadas por el gobierno desde el 2013, las cuales no han tenido resultados satisfactorios y ni eficientes en su implementación ni en su elaboración, y muestra de ello es el resultado del Censo Nacional Agropecuario, el cual divide la pobreza en dos, entre pobreza y pobreza extrema, dando un resultado inferior al real, en cuanto a la medición del índice de pobreza se refiere.
Una situación preocupante en el sector agropecuario es el recorte del presupuesto para esta cartera para el año 2016, si bien para el presente año los recursos alcanzaron los $3.4 billones de pesos, para el 2016 esta cifra se reducirá al menos en un 50 %, es decir, en 1.4 billones de pesos, del presupuesto del presente año solo se ha ejecutado el 22% teniendo en cuenta que estamos en agosto, según informó el Senador Robledo.
Las exportaciones han caído en un 40% desde el inicio del presente año.  Los Senadores que asistieron al debate de control político, le reclamaron al Gobierno por el bajo desarrollo rural, la falta de compromiso del gobierno por sacar al sector agropecuario adelante y por hacer de este una potencia regional. Dos de las falencias expuestas en el debate son; la falta de asistencia técnica y la falta de acceso al mercado, esta última por culpa de los intermediarios.
Pese a la crisis agraria que tenemos en el país desde el 2013, el Ministro Iragorri durante el debate negó que existiera tal crisis, y por el contrario asevero que el agro estaba recuperado. Entre los temas más importantes que se tocaron en este debate estuvieron; los fertilizantes, ICR y seguros, asistencia técnica, semillas, comercio exterior, infraestructura, subsidios a productos, indígenas, tierras, CONPES 3811, ASCANCAT y créditos.
Las falencias del sector agropecuario son el producto de los malos manejos de la cartera de Agricultura, como de la falta de profesionales y tecnócratas en estudios de agricultura que trabajen en el Ministerio de Agricultura, como de sus dependencias. Lo anterior gracias a que desde la internacionalización de la economía los puestos y cargos del agro se manejan por medio de cuotas políticas y favores, atentando contra el desarrollo agrícola de nuestro país.
A mediados de 1990, no hubo planificación ni regulación sobre los productos importados, que hoy en día tienen inundando el mercado colombiano, las importaciones han logrado desplazar y minimizar los productos agropecuarios nacionales, generando un aumento en las importaciones de estos productos alimenticios, y disminuyendo la exportación y la comercialización de los productos nacionales en un 40%.
En conclusión, de los compromisos del gobierno con las Dignidades de los diferentes sectores agrarios agrupadas en Dignidad Agropecuaria, se puede decir que si el gobierno ha cumplido el 50 % de los acuerdos es mucho, puesto que el control del contrabando, la regulación de las importaciones, la disminución en el precio de los fertilizantes, la condonación y refinanciación de deudas y créditos, aún no se han materializado, si bien es bandera del gobierno decir que ya cumplieron con 108 acuerdos, lo cierto es que no llevan ni la mitad.
Hasta que el gobierno no realice una política pública agraria en donde involucre a los pequeños y medianos campesinos, será imposible tener cifras exactas, sin manipulación, de lo que realmente pasa en el campo, pues Misión Rural y el Censo Nacional Agropecuario toman datos de las agremiaciones y de los empresarios que tienen tierras, dejando por fuera a los pequeños y medianos campesinos, que son los que tienen dificultades a la hora de trabajar la tierra.
Twitter: @JUANCAELBROKY

Share this

Related Posts

Previous
Next Post »