Encuentro sin desencuentros.

14:20

Por: Luis I. Sandoval / El Espectador
Como se proyectó el 29 de mayo se realizó el Encuentro Nacional de Paz los días 22 y 23 de julio por convocatoria de más de un centenar de Organizaciones, Redes y Plataformas, Parlamentarios de las Comisiones de Paz de Cámara y Senado, Alta Consejería de Victimas de Bogotá, Comité de Impulso e Integrantes del Consejo Nacional de Paz. Insurgencias enviaron mensajes.

El Encuentro, con asistencia que rebasó todos los cálculos, centró la atención en los cuatro meses que Gobierno e insurgencia de las FARC-EP se dieron de plazo, ante el país y el mundo, para definir terminación del enfrentamiento, dejación de armas, desescalamiento y cese bilateral definitivo de fuegos y hostilidades.
Son 120 días iniciados el 12 de julio con el Comunicado Conjunto N° 55 de la Mesa de La Habana que sintomáticamente titularon “Agilizar en La Habana…, desescalar en Colombia”. Es este un tiempo en que corresponde a Insurgencia, Gobierno y Sociedad realizar gestos y hechos de paz que devuelvan la confianza y esperanza de la gente del común en el proceso, lo cual debe reflejarse en los resultados electorales del 25 de octubre.
El primer gran gesto de paz, en este marco de tiempo y compromisos mutuos, lo produjeron las FARC-EP con el cese unilateral de fuegos que comenzó a primera hora del 20 de julio. En reciprocidad el sábado 25 el Presidente ordenó suspender los bombardeos contra campamentos de las FARC-EP.
El Encuentro avanzó en diseñar una ruta para la acción de la sociedad en cuyo seno sigue gestándose un amplio y diverso movimiento social de paz que cada día da muestras de mayores potencialidades. No fue poca cosa que el Encuentro transcurriera sin desencuentros entre el bloque de los partidos de gobierno y el bloque de los partidos y movimientos alternativos, congregados por iniciativa de los segundos.
Inédito es el hecho de que se abrió una interlocución entre estos dos grandes conjuntos políticos con manifestación abierta pero tranquila de convergencias sustantivas y diferencias no menos sustantivas, inclusive con demandas, ineludibles, del segundo hacia el primero, de coherencia con la paz y de garantías para el accionar social y político por la misma. Interlocución que no alcanzó a producirse con ocasión de la segunda vuelta presidencial en junio de 2014.
De que Gobierno y FARC cumplan lo anunciado en el Comunicado 55 se encargará este amplio conjunto de fuerzas políticas y sociales en trance de aproximación, las cuales también demandan a Gobierno y ELN que finalicen la etapa exploratoria y pasen, sin demora, a instalar una mesa formal de conversaciones con las características apropiadas, como parte de un solo proceso de solución política. Se exige también un tratamiento adecuado para la disidencia del EPL.
El Consejo Nacional de Paz, que se reunirá por convocatoria del Presidente de la República en la primera semana de agosto, tras intenso trabajo, sin duda dará pasos importantes hacia la implementación rápida de planes ya existentes de pedagogía y comunicación para la paz, impulsando y articulando la extraordinaria capacidad instalada de acción por la paz que se advierte en regiones y territorios.
De conjunto el Encuentro puso rieles para una agenda de deliberación, movilización, mandato y voto por la paz que incluye Semana por la Paz (6-13 septiembre), Cumbre Ambiental de Ciudades Capitales de América Latina y Cumbre simultánea de Movimientos Sociales “Paz con la Naturaleza” (20-23 septiembre), elecciones territoriales (25 octubre), Asamblea de Paz de la USO (19-20 noviembre), Congreso Nacional e Internacional de Paz (8-10 diciembre), movilización de indígenas, campesinos y afros. Vienen días luminosos de ardua acción por la paz.
@luisisandoval 

Share this

Related Posts

Previous
Next Post »