Más mujeres en política.

18:24

La participación de mujeres en la política, electoral y social, sigue siendo reducida. Además de la exclusión estructural, con instrumentos legales e ilegales se afectan liderazgos femeninos. Sin embargo, el país está en la posibilidad de potenciar a quienes representan un cambio en la política.

Por: Fernanda Espinosa / Palabras al margen.

La esfera política sigue siendo un ámbito predominantemente masculino. Actualmente, las mujeres representan solo el 22% de los parlamentarios en el mundo. En Colombia, solo el 18% del actual Congreso son mujeres (23 senadoras y 28 representantes), mujeres gobernadoras y alcaldesas son solo el 9% y en los concejos municipales solo el 16% pertenece al género femenino1. La abstención es mayoritariamente femenina, recordemos que el voto femenino solo fue permitido en 1957, tarde comparado con el resto del mundo. En los movimientos sociales la mayoría de vocerías y liderazgos públicos son masculinos, es decir, la participación de mujeres en la esfera política sigue siendo reducida. 

Además de la exclusión estructural, se usan instrumentos legales e ilegales para afectar liderazgos femeninos, como amenazas, detenciones arbitrarias, agresiones, feminicidios, entre otros. Las organizaciones sociales y de mujeres denuncian persecución contra mujeres líderes sociales y políticas "evidenciamos la persistencia de la violencia sociopolítica y de los ataques a las mujeres defensoras de derechos humanos, como una forma de diezmar su liderazgo político, relacionado además con los obstáculos estructurales, que en forma histórica le han sido impuestos a la participación política de las mujeres"2. Por ejemplo, este mes el país conoció de Paola Salgado, Lorena Romo y Liseth Acosta, mujeres líderes injustamente detenidas. 

La Ley de Cuotas, Ley Estatutaria 581 de 2000, aún no se aplica en varias entidades del Estado. Esta se reglamentó en el 2011 con la Ley Estatutaria 1475 sobre el funcionamiento de los partidos. En la actualidad muchos partidos siguen sin cumplirla o simplemente incluyen de “relleno” en sus listas mujeres que no tienen posibilidades reales de ser elegidas y no se promueven. La solución es simple: listas “cremallera” en las cuales hombres y mujeres son alternados. Hace 15 años las organizaciones de mujeres defendieron la Ley de Cuotas, hoy, es necesario hablar de paridad. 

Ahora bien, no siempre las mujeres líderes apuestan por la igualdad y por cambios en la política. En el pasado periodo del Congreso cuatro mujeres no terminaron por investigaciones y sanciones3. Del mismo modo están las herederas políticas (esposas e hijas) que recogen el voto de un “varón electoral” o caudal electoral que dejaron sus familiares por problemas con la justicia. Mujeres perpetuadoras de la politiquería tradicional, de la corrupción y de la parapolítica. Quienes cuando son elegidas no actúan por transformaciones favorables para las mujeres y para la mayor parte de la sociedad. Otra gran dificultad es que algunos partidos solo se acuerdan de hablar de equidad y de inclusión cuando se acercan las elecciones para capturar votos, mas no con propuestas a largo plazo y sin voluntad real de adelantarlas. 

En las elecciones próximas de octubre 2015 el país tiene una oportunidad histórica para elegir mujeres que apuesten por transformaciones. Según los datos de la Registraduría se inscribieron 41.507 mujeres de un total de 113.426 candidaturas, lo que representa un 36,5%4. Por primera vez se supera el 30%, ojalá salgan elegidas mujeres que representen igualdad y ética política. 

En la Capital del país las encuestas son lideradas por una mujer economista, con propuesta de política social y con experiencia en administración pública. Clara López ya fue candidata presidencial y alcaldesa encargada. Por primera vez Bogotá está cerca de elegir una mujer. Igualmente en todo el país para concejos y en localidades se han inscrito mujeres con grandes capacidades que representan un cambio en la política. En los últimos años también han surgido y fortalecido al interior de los movimientos sociales lideresas sociales, campesinas, estudiantes, barriales. 

Está claro que la política requiere mirada de mujer. Hemos tenido avances en la inclusión en todas las esferas, la política no se puede quedar por fuera. No más legislación de nuestras vidas sin la voz de las mujeres. Leyes sobre salud, pensión, educación, sobre derechos, se siguen haciendo desde una mirada masculina y de desigualdad, es urgente incluir la mirada femenina desde sus primeros debates. Una visión de equidad se debe incorporar en todos los ámbitos de la política. La democracia requiere participación paritaria de las mujeres. Profundizar la democracia será igualdad electoral pero sobre todo avances en verdaderas políticas incluyentes. Esta apuesta es fundamental en este momento del país, la guerra colombiana se ha alimentado de testosterona, la construcción de la paz tendrá manos femeninas. 

Sin compromiso serio de partidos políticos, de los movimientos sociales y de la sociedad la participación femenina continuará detenida, incluso podría disminuir. Aún falta para lograr la paridad, pero se ven posibilidades y avances. Depende de nosotros y nosotras mismas elegir candidatos y candidatas que representen cambios por la inclusión en todos los ámbitos de la sociedad, pero principalmente construir con mayor equidad cotidianamente. 

*** 

(1) Margarita Batle. Partidos políticos, mujeres y elecciones: ¿Cómo vamos?http://www.eltiempo.com/politica/partidos-politicos/partidos-politicos-mujeres-y-elecciones-como-vamos-analisis/16123597 

(2) http://www.marchapatriotica.org/index.php?option=com_content&view=article&id=2857:estigmatizacion-y-persecucion-de-mujeres-lideres-sociales-y-politicas-y-defensoras-es-de-ddhh&catid=99:ddhh-denuncias&Itemid=476

(3) http://www.semana.com/nacion/articulo/historica-participacion-de-mujeres-en-el-congreso/380652-3 

(4) http://www.eltiempo.com/politica/partidos-politicos/elecciones-territoriales-candidatas-mujeres/16200977

Share this

Related Posts

Previous
Next Post »