Por qué votar por candidatos alternativos en Boyacá.

8:47


Se acabó el cuarto de hora de los mismos con las mismas: es el momento de votar por candidaturas verdaderamente ciudadanas que emergen del epicentro de los barrios, vecindarios y veredas con espíritu de cambio y deseo de transformar el estado de las cosas.

Por: Dianna Camila Dávila / Somos Ciudadanos.

La indignación crece, a la par de los sueños por transformar las realidades, anhelo que reposa en el corazón de miles de Boyacences que empezamos a experimentar fatiga con la política tradicional y arcaica representada por el popular TLC: Tamal Lechona Y Cerveza que sobra en reuniones de tinte politiquero donde se cocinan los futuros voticos comprados.

Pero la gente cada vez más toma conciencia de la necesidad de proponer algo distinto a las políticas lesivas de este gobierno entreguista liderado por el ladino Juan Manuel Santos.

En lo que concierne a lo local, a lo que en carne viva nos afecta a nosotros los nacidos en la “cuna de la libertad”, el periodo del actual gobernador Juan Carlos Granados comenzó con un regalito a espaldas de la ciudadanía: la venta de la Empresa de Energía de Boyacá (EBSA) a un precio por debajo del valor real del mercado, en  lo que sin lugar a dudas se convirtió en uno de los detrimentos patrimoniales más significativos en la historia del departamento.

Y si de malos recuerdos se trata, como olvidar la venta de Acerías Paz del Rio (hoy Votorantim) que supuso el despido de 1300 trabajadores, la planta pasó de 2700 a 1390 empleados, la reducción de regalías transferidas al departamento y el cierre de centros de salud financiadas por Paz del Río, en convenio con el antiguo Seguro Social como las clínicas Belencito y Paz del Rio.

Para complementar este marco de privatizaciones a espaldas de las mayorías boyacences, el reciente incendio en el municipio de Nobsa, que ha destruído más de 120 hectareas de bosques, se ha convertido en la comidilla preferida de cuanto politiquero pulula en esta hermética y desigual contienda electoral, al respecto cabe preguntarnos ¿no tuvimos suficiente con el desfile de representantes a la Cámara, Senadores y diputados que hicieron de las suyas para pescar en río revuelto durante el paro agrario del 2013?

Es momento del verdadero cambio o sino el recuerdo de los paisajes y sus verdes, como he mencionado de tiempo atrás, quedara solo en fotografías: es el momento del cambio, Boyacá no merece que los mismos del contratico amarrado y los eternos concejales, amangualados con los alcaldes de turno usufructúen nuestras finanzas públicas y acaben con la posibilidad de empezar a generar dinámicas participativas que devengan en una verdadera democracia directa.

Los problemas ambientales, ciudadanos, de agricultura, salud, educación, desempleo  son graves y cada vez más  los campesinos optan, en mayor cantidad, por migrar a las ciudades debido a lo poco rentable que resulta sembrar, cosechar, construir.

¿Para donde vamos? ¿cual será el rumbo de nuestra tierra libertaria pero que de libre no tiene nada? ¿Boyacá y sus campos solo quedarán consignados de manera simbólica e irrelevante en el himno nacional?

Es momento de elegir, que no es lo mismo que optar, por candidatos alternativos en Boyacá que renueven, refresquen y deconstruyan la política en el departamento, jóvenes con espíritu de cambio, lucha, consciencia ambiental, amor por lo deliberativo, lo propositivo y sobre todo arraigo por lo que nos pertenece a todos y todas: nuestros propios páramos, parques, laderas, valles y alimentos que emergen en las entrañas de nuestro hermoso territorio.

Somos nosotros, somos toda  esa gran capa ciudadana indignada de la misma politiqueria y que, desde los partidos alternativos a los de la coalición de gobierno nos lanzamos a la palestra pública con excelentes candidatos  que luchan por los derechos, la soberanía del departamento.

Es el momento de sembrar esperanza, no es verdad que no exista salida y que todos los que intentan hacer política  sean corruptos y del montón. Hay por quien votar, y votar bien.


Se acabó el cuarto de hora de los mismos con las mismas: es el momento de votar por candidaturas verdaderamente ciudadanas que emergen del epicentro de los barrios, vecindarios y veredas con espíritu de cambio y deseo de transformar el estado de las cosas. Los sueños y las tareas son múltiples, el tiempo es ahora, y como diría Pablo Iglesias, líder de la agrupación política española Podemos “Soñamos, y nos tomamos muy en serio nuestros sueños”.

Share this

Related Posts

Previous
Next Post »